Carta de Thomas Bach enviada al Movimiento Olímpico
08
Jul.
2020

 

Carta de Thomas Bach enviada al Movimiento Olímpico

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, envió hoy una carta al Movimiento Olímpico titulada Olimpismo y Corona para iniciar un debate integral sobre "los desafíos que enfrentamos y el potencial de las oportunidades que tenemos".

Con la pandemia global de COVID-19, todos vivimos con mucha incertidumbre. En este punto en el tiempo, esta incertidumbre está lejos de disminuir. Todos estamos empezando a comprender las consecuencias de largo alcance de la crisis del coronavirus alrededor del mundo. Sin embargo, lo que es seguro es que esta pandemia ha afectado y afectará todas las áreas de la sociedad, incluidos todos nosotros en el mundo del deporte, de manera significativa.

La propagación mundial del virus ha significado que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 tuvieron que posponerse hasta 2021, una decisión histórica que se tomó para salvaguardar la salud de los atletas y los cientos de miles de personas involucradas en los juegos..

A este respecto, acepte mi sincero agradecimiento y aprecio a todos y cada uno de ustedes por su fuerte apoyo a la decisión de la Junta Ejecutiva del COI para posponer los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que tomamos junto con nuestros socios y amigos japoneses. Dadas las circunstancias difíciles, todos estamos dándonos cuenta en la actualidad, que el  amplio y general apoyo para esta decisión no fue una conclusión inevitable. Es por eso que el apoyo de todos los 206 Comitès Olímpicos Nacionales (CONs), todas las Federaciones Olìmpicas Internacionales  de verano (IFs) más la Comisión de Atletas del COI y las comisiones de los atletas continentales para este aplazamiento histórico es una gran demostración de la unidad del Movimiento Olímpico bajo estas circunstancias sin precedentes.

Manejo de crisis de coronavirus

Ahora tenemos otro desafío sin precedentes por delante: organizar los Juegos Olímpicos aplazados. Esta es la primera vez en nuestra larga historia Olímpica, y es una inmensa tarea para el COI, nuestros socios y amigos japoneses, y todos los miembros de nuestra comunidad olímpica.

Esta nueva situación necesitará toda nuestra solidaridad, creatividad, determinación y flexibilidad. Todos tendremos que hacer sacrificios y compromisos. Circunstancias extraordinarias requieren medidas extraordinarias. Esta situación requiere de todos nosotros para hacer nuestra parte, y esto aplica para todos nosotros, incluido el COI. Por nuestra parte, hemos dejado en claro que el COI seguirá siendo responsable por su parte de la carga operativa y de los costos para estos Juegos pospuestos, bajo los términos del acuerdo existente para 2020 que tenemos con nuestros socios y amigos japoneses. Aunque es muy temprano para dar una cifra exacta, ya sabemos que tenemos que cargar con varios cientos de millones de dólares estadounidenses por costos de aplazamiento. Es por eso que también debemos analizar y revisar todos los servicios que brindamos para estos Juegos pospuestos.

Con respecto al apoyo a la comunidad olímpica afectada por esta crisis, ya estamos en fructíferas conversaciones con los atletas, los CON y las FI,  asì como con nuestros socios comerciales y patrocinadores. Como medidas inmediatas,  hemos extendido todos los subsidios olímpicos a los CON para cubrir sus preparativos para los juegos. Esto también se aplica a las subvenciones para 1.600 atletas de la beca olímpica en todo el mundo y el Equipo de Refugiados del COI.

El conjunto del Equipo de Trabajo con el nombre simbólico "Aquí vamos" ya está trabajando a toda velocidad de una manera altamente profesional. Ha establecido las prioridades y estrategias de gestión para hacer factibles y exitosos estos Juegos Olímpicos. Estas prioridades incluyen, en primer lugar, crear un entorno seguro con respecto a la salud de todos los participantes. Aquí, podemos seguir confiando en los consejos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) referente a las posibles adaptaciones para la organización de reuniones masivas. Con respecto a la viabilidad, el COI ha proporcionado un amplio catálogo de medidas de ahorro de costos para el conjunto del Equipo de Trabajo.

Siguiendo esta estrategia, tenemos la oportunidad única de convertir la celebración de los Juegos Olímpicos pospuestos Tokio 2020 en un festival de unidad para la humanidad, y un símbolo de resistencia humana para superar esta crisis de coronavirus.

Imaginen la poderosa señal de esperanza que serán estos Juegos Olímpicos para el mundo durante estos tiempos sin precedentes. La llama olímpica puede ser la luz al final del túnel oscuro en el que la humanidad se encuentra actualmente.

El mundo post-coronavirus

En este momento, nadie sabe cuáles serán las realidades del mundo posterior al coronavirus. Lo que está claro, sin embargo, es que probablemente ninguno de nosotros podrá sostener cada iniciativa o evento que  hayamos planeado antes de esta crisis. Todos necesitaremos observar de cerca el alcance de algunas de nuestras actividades y hacer ajustes necesarios a las nuevas realidades. En este contexto, la administración del COI está revisando el presupuesto y las prioridades del COI. Esta revisión se presentará en breve a la Junta Ejecutiva del COI para su discusión y aprobación.

El lema cuando lanzamos la Agenda Olímpica 2020, y que está escrito en el muro en la Casa Olímpica: "Cambiar o ser cambiado", es en este tiempo de crisis más relevante que nunca. Tan desafiante y difícil como pueden parecer las circunstancias en este momento, si sacamos las lecciones correctas de la situación actual, podemos dar forma a nuestro futuro para  incluso fortalecer la relevancia de nuestro Movimiento Olímpico en el mundo Por lo tanto, debemos impulsar aún más las reformas de la Agenda Olímpica 2020, particularmente con respecto a la sostenibilidad, para hacer frente a esta crisis.

Para lograr esto, como organización responsable debemos atrevernos a analizar futuro del mundo después de esta crisis. La historia nos dice que las crisis significativas o las crisis sistémicas, como la pandemia de coronavirus, tienen impactos profundos y de gran alcance en la sociedad en general. Por lo tanto, tenemos que imaginar en qué tipo de mundo deportivo post corona virus, los valores olímpicos y los Juegos Olímpicos  se encontrarán ellos mismos.

En este momento, nadie puede predecir realmente las realidades de este mundo post coronavirus. Pero si queremos estar preparados, debemos tratar de mirar más allá. A esta discusión me gustaría aportar algo de reflexión: uno podría imaginar tres escenarios amplios, teniendo en cuenta que estos no son exhaustivos, ni es probable que se conviertan en realidad en su forma pura, pero será diferente de acuerdo con sus antecedentes nacionales, regionales y culturales.

En el primer escenario, la sociedad intentará continuar como antes de la crisis. En este escenario, la crisis actual probablemente exacerbaría las ya existentes desigualdades sociales y económicas. Demasiadas desigualdades e ineficiencias en muchas sociedades han quedado al descubierto en esta crisis.

El mundo no podrá superarlos siguiendo ciegamente algoritmos basados en la computadora basados en datos derivados del pasado, como la crisis financiera en 2008. Esta crisis es muy diferente. Para superar esta crisis se requerirán humanos excelencia, experiencia y creatividad.

El segundo escenario se caracteriza en gran medida por la sociedad y las naciones impulsadas incluso más por egoísmo e interés propio. Este escenario podría conducir a  sociedades aún màs divididas, a más desigualdades, con todos los riesgos sociales que esto conlleva para los sistemas políticos. Esto conduciría a un empeoramiento dramàtico de las relaciones internacionales ,proteccionismo y confrontación política en todos los aspectos de la vida humana: la economía, deporte, cultura, ayuda humanitaria, todo se convertiría en una herramienta política en este confrontación política.

Las características principales del tercer escenario son más solidarias y de cooperaciòn internacional. Este escenario significaría que hemos entendido que no podemos predecir o dar forma al estado futuro del mundo confiando únicamente en la tecnología, y que ningún individuo, ningún gobierno, ninguna nación puede resolver los grandes problemas de  la humanidad por su cuenta. Esto conduciría a esfuerzos para compartir las dificultades de la crisis. de manera justa entre las personas y las naciones, y para fortalecer una cooperación justa y cooperativa  del orden mundial.